17 jul. 2009

Mitorelato 27 ¡Cariño...eres tú!

Ilustración: Michael Whelan
Los dichosos folletos de la agencia de viajes. Llevaban semanas intentando concretar algo. Esa noche de finales de Junio se sentaron a ver una película de terror. Ella pasaba las hojas brillantes y coloristas con parsimonia. Hoteles lujosos, propios de jeques. Lugares con el cielo azul y las aguas turquesas. Con ese mismo ritmo su marido daba cabezazos ajeno a sus ligeros comentarios.

--Cariño-- dijo ella -- te parece bien quince días en Menorca.

--No me haces caso-- anda, ayudame a elegir-- cariño no te duermas.

Galopando con la imaginación recorrió las hojas del voluminosos prospecto vacacional, repleto de fotografías de gente feliz, sonriente, guapa y viva.

Se detuvo de pronto en una imagen que llamó su atención. Se veía a tres muchachas hermosas rodeando insinuantes a un apuesto muchacho, dorado, atlético y feliz por el asedio. Su mirada quería sobrepasar el tiempo y el espacio. Parecía desafiar a quienes lo mirasen. De ese lado del papel todo era vivo, alegre, cálido

Ella en ese instante se sobrecogió. Encendió la lámpara de pie, junto al sofá. Con la contundencia lumínica miró fijamente la foto del folleto. Emitió un agudo y angustioso gritito --Cariño eres tú... pero... esto es... increíble.--¡ Eres tú cariño !

En ese mismo instante su marido, figurante extemporáneo, lanzaba un aparatoso y soez ronquido, ajeno al descubrimiento y al terror destilado de la terrorífica película de la televisión.
(C) M.Iglesias

Busca nuestras entradas