28 feb. 2014

EL CAMINO MÁS CORTO.-SILENT o LA MAGIA DEL CINE

                                               

Moonbot Studios fueron los creadores de The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore. En acertada quiniela propusimos como ganador del Oscar de 2012, haciéndonos caso la Academia.
Era una verdadera maravilla. Como la que ahora os presentamos: 
SILENT. Un escargo de Dolby para ensalzar la concomitancia entre inventores, técnicos y contadores de historias en la consecución de la subyugante MAGIA DEL CINE.  



18 feb. 2014

CUATRO GIGANTES (4) Música y Cine.-BERNARD HERRMANN (parte 1ª)

Bernard Herrmann. Foto de John Engstead


                 MAX STEINER, ERICH WOLFGANG KORNGOLD,MIKLOS ROZSA

 ....             BERNARD HERRMANN

                                       

"El hombre más insigne de toda la historia de la música cinematográfica es probablemente BERNARD HERRMANN Quizás otros compositores hayan sido más populares (como Miklos Rozsa), pero el entusiasta de la banda sonora y el amante de la música pura guardarán dentro de sí un recuerdo muy especial para Herrmann, el cual comprendió mejor que nadie la imagen y los problemas de la música cinematográfica, y fue creador de los temas líricos más bellos y de los más terroríficos" Manuel Valls y Joan Padrol. Música y Cine Ediciones Ultramar


"Sólo la música que brota de una genuina y personal emoción e inspiración es viva e importante"  B Herrmann.

Nació en Nueva York. Con doce años comenzó a tomar clases de música con profesores particulares. Estudió composición en la Universidad y muy joven formó y dirigió una orquesta de cámara con un repertorio basado en compositores vanguardistas.
En los primeros años 30 trabajó en la Columbia Broadcasting System. En aquella legendaria forma de hacer radio la música adquiría capital importancia en documentales y seriales dramáticos. Su llegada al mundo del cine la hace al entrar en contacto en 1940 con Orson Welles que preparaba Citizen Kane. Todos, excepto el fotógrafo Gregg Toland, eran nuevos. 
La partitura para el film del joven Welles es la primera demostración de su estilo. Capaz de crear suspense, misterio (Xanadu) o terror. Tenemos que recordar el acompañamiento del travelling inicial, las maravillas melódicas del Kane niño o el tema de Rosebud, la llegada al Inquirer del nuevo propietario. Compone expresamente el aria para soprano de la ópera, señalada en el guión, titulada Salammbo, y que "canta" la incapacitada esposa del magnate Susan Alexander.
Aquí mostramos, junto a una selección de la banda sonora para Citizen Kane,  una auténtica interpretación del aria que mencionamos cantada por la formidable soprano norteamericana Eileen Farrel.



Tal vez si a Herrmann no le hubiesen concedido el Oscar en 1941 por All trat money can buy, no hubiese continuado escribiendo música para el cine. Hubiese sido una lástima. 
El material temático con el scherzo del paseo en trineo y la danza infernal lo acumuló en una suite titulada "El Diablo y Daniel Webster".
Para Welles volvería a componer música para la esplendorosa The Magnificent Ambersons ( El cuarto mandamiento 1942). Un trabajo que servirá de ejemplo en la historia de la banda sonora por su equilibrio entre silencio y las adaptaciones de los valses de Waldteufel. 
Como hiciera con "El Diablo..." El propio compositor reunió fragmentos de ambos films en otra suite llamada "Welles raises Kane".




La famosa novela de Charlotte BrontëJane Eyre ha sido llevada al cine en distintas épocas, con suertes dispares. En 1944 Welles lo hizo, poniéndose a ambos lados de la cámara. La heroína era interpretada por la recientemente desaparecida (diciembre 2013) Joan Fontaine. La casa misteriosa de Thornfield, la extraña historia de amor y el lirismo señalaban a Herrmann como el compositor idóneo. Fascinación y belleza de un score de temática tenebrosa y profundamente expresivo, lleno de misterio y con unos recursos orquestales magistrales.




Para su siguiente film, Ana y el rey de Siam (1946) compondrá una partitura basada en escalas siamesas de siete tonos con el fin de conseguir un clima sonoro oriental, pero con instrumentos occidentales. Su pretensión fue crear un escenario musical para el film de John Cromwell.

Nuestra primera entrega sobre Bernard Herrmann la finalizamos con una de esa películas cuyo marco opresivo e inquietante, unos personajes unidos más allá de la muerte, lo señalaban como el compositor adecuado para componer la música. La película, me perdonaran el comentario personal y subjetivo, está en esa lista de favoritas que todos hemos hecho alguna vez. Un tanto por la fascinante Gene Tierney, por el director Mankiewicz, y puede que un mucho por la música que acompaña a la fascinante historia. 
Declarada por el autor como una de sus partituras favoritas, sigue sorprendiendo hoy día a los aficionados a la música, por la belleza del tema principal y de amor, el entrelazado con las imágenes en las que se describe la majestuosidad serena del tema del mar y por su estilo plenamente "herrmanniano".




Seguiremos llamando al portero automático del 3ºG. Ahí residió uno de nuestros CUATRO GIGANTES de la música para el cine, BERNARD HERRMANN

(continuará)



           
                                  Lista Apartamento y zumbadores de 110 Avenida Bennett

10 feb. 2014

NEBRASKA (Alexander " Papadopoulos" Paine).- La Norteamérica desconocida.

                                      

La mayoría de los norteamericanos se pasan la vida mirándose el ombligo. Nos sorprenden que, por ejemplo no sepan señalar en el mapa donde está España y desconozcan, fuera de los tópicos folklóricos, algo sobre nuestras formas de vida. Aparentemente nosotros sabemos más de ellos. El cine y la propaganda vendedora han conseguido en media docenas de generaciones, rellenar también con estereotipos, una destartalada y poco certera visión del tono vital de su sociedad.
El director Alexander Payne da indicaciones a Bruce Dern durante el rodaje de 'Nebraska'.Miren por donde Alexander Paine con la sencillez y simpleza de un blanco y negro bellísimo (ojo con Phedon Papamichael) nos permite descubrir en esta road-movie, como es la vida en "otra Norteamérica profunda", sin oropeles, chalets adosados,  o grandes ciudades, cuyos habitantes, seres humanos normales y corrientes sienten y padecen los mismos problemas existenciales de cualquier padre, hijo y familia de los que habitan los pueblo de Castilla o Galicia. 
Estamos ante la narración de un viaje íntimo, el emprendido por un padre (magnífico Bruce Dern) y un hijo (Will Forte) que les llevará a conocerse-descubrirse, remontando los procelosos fangos de la vida, la memoria inexacta siempre, la búsqueda de la dignidad perdida. Los viajeros me han parecido dos personajes cervantinos; el ¿loco? Quijote y el incondicional hijo Escudero-Sancho, cuyo amor prevalece sobre la senil decrepitud y la depresión vital de un padre intentando redimirse.

También los asuntos de familia, la codicia, la  melancólica nostalgia del pasado en la mirada de la directora del periodiquillo local, y sobre toda la fuerza sustentadora y realista de la madre  (esplendida June Squibb candidata a altos galardones).
Completa el reparto el inolvidable  Stacy Keach y el impagable abogado de Breaking Bad, Bob Odenkirk.

Amigo Paine, o Papadopoulos, estamos de acuerdo contigo; el cine no está muerto. Su vitalidad debe sustentarse, no voy a pedir que a diario, en películas que desde la sencillez de una entrañable y universal historia bien contada, muestren que lo más importante para ello es constar con sensibilidad y... un poco de talento.
Copyright © M. Iglesias-2014

                                               

Busca nuestras entradas