23 sept. 2012

60 FESTIVALES y UN RECUERDO.




Mi cartel favorito FOTO © M. Iglesias
                        






Llevo toda mi vida buscando un testigo que comparta conmigo un recuerdo de infancia. Hasta ahora no he tenido fortuna. 
 Son los primeros años 60. El lugar es Hernani. Jugamos en Los Tilos al salir de la escuela que entonces se llamaba, con dos narices, "José Antonio". Demoro mi regreso a casa, cerca de la estación del tren, junto a un barrio repleto de maketos, La Florida, en un caserío que mi memoria se ha empeñado en nombrar durante  estos cincuenta años Kapote Berry.
Ese testigo buscado debe recordar a un cura que prefirió el cine a los ejercicios espirituales, a John Ford al cardenal Roncalli. 
Justo en un lateral de la Iglesia de San Juan Bautista existía una especie de viejo almacén, garaje o hangar,  no muy grande. Tenía el techo de vigas de madera y el suelo de tierra. Unas hileras de viejos bancos sin respaldo eran el "patio de butacas". Mirábamos al entrar el fascinante proyector manejado por aquel entusiasta curita.  Desde una tarima el instrumento lanzaba su haz de plata por encima de nuestras cabezas y obraba el milagro; convertía una gastada lona, no muy blanca, en lienzo luminoso habitado por cientos de personajes, miles de escenarios, mundos desconocidos, lugares fascinantes...
El mago con sotana, cincuenta años después, no tiene en mi memoria nombre ni rostro. 
Aquellas películas fueron semillas que cayeron en tierra fértil e hicieron de mi el pecador cinéfilo que soy. Aquel año vi a Mel ferrer en San Sebastián. Lo invitaron por ser El Señor de la Salle y para que su esposa  Auddrey Herburn , que era monja, no viniese sola a recoger un premio.
Recuerdo a Carmanzana, mi maestro, a Gabilondo  que tenía unas envidiables botas Gorilas y una pelota, a Pellejero, mi mejor amigo... Pero no logro, ni creo que ya lo haga, recordar el nombre ni el rostro de aquel mago con sotana que me abrió los ojos a John Ford y a James Whale.
Si aparece ese testigo... Hable ahora o calle para siempre.       Copyright © M.Iglesias.                 



 




No hay comentarios:

Busca nuestras entradas