10 dic. 2008

Destape 35 años.Colección Particular II

Lo prometido: Una segunda entrega de la cartelería cinematográfica de mediados y finales de los años 70. (C) Colección M. Iglesias.
Pecando de localísta, a los zamoranos de cierta edad recordarles salas de cine S en Zamora, es nombrar al Cine Pompeya. El hoy elegante y burgués Teatro Principal, fue cine S. Es recordar la aventura de ir a ver estas películas hoy ingenuas, casi ridículas, con el embozo de la timidez, la sensación de clandestinidad, y cierto olor a azufre por las viejas doctrinas de la decencia y las buenas costumbres vulneradas. Llegaba la "Deseada" libertad...........
Se tomaban el nombre de los libertinos para la causa.

Hasta los clásicos servian de inspiración erótica.

Dos ejemplos: En sensuales colores. Y hasta Cesar Ardavin se atreve por escenas tórridas.

Esta tuvo su público en el "Pompeya" S










Al clero se le recibió con entusiasmo.




El germen de la reivindicación de conjugar dos sacramentos.




Historias "Fantasticas" de amores.








Indudable: La gente joven no lo tenía claro. Pero me da la sensación que ha esa edad... siempre será complicado.




La protohistoria de la educación sexual. "Podría sucederte a tí"













Que joven estaba Victoria Abril.....











Se animaba el cotarro. Los italianos marcaban el camino.












Fueron muchos años. El titulo es demasiado contundente. Como siempre algunos se lo montaban.
















Y los que no aprendían.









Y estos tres pardillos... ¿Qué?





















Hasta los personajes populares de la TV tenían su momento erótico.

















Cosas curiosas. Lugares donde estrenarse.










Esta juventud, está loca.


















Un ejemplo de profundidad. El erotómano por excelencia; D Luis Gracia Berlanga y el viejo cuento.

















Símbolos fálicos. Alicia cambia de registro.










































Ajita Wilson. Un mito del amor propio de la época.



























Algunas tenían guionístas espléndidos.


















La inflación. El paro. Los precios. Y seguimos con los mismos problemas casi cuarenta años después.


























Y preguntas propias de encuestas socio-políticas.
























España empezaba a dejar de ser diferente. Y en Suecia no era solo el oro de las cabelleras de sus nativas lo reluciente.






















Punto y final a la colección. Pinchar en el cartel para tenerlo a" tamaño natural".

Busca nuestras entradas