9 abr. 2009

Mitorelato 16- El Silencio

La pequeña Ciudad mantenía una tradición, un rito de primavera. En un acto teatral y cínico se juraban unos a otros, como un acuerdo tácito y cómplice, mantener silencio. Así se guardaban, apuñadas en guantes inmaculados, conductas ruines, miserias y debilidades cotidianas, bajezas de unos seres con escasa estatura moral. Cruzaban las miradas sacerdotes, poderes públicos y un coro de ensimismados y agradecidos y eso bastaba para tejer el pacto de silencio.
Todo parecía inmutable. Año tras años el rito se cumplía con pequeñas variantes: Silencio.
Pero algo sucedió aquella esplendorosa primavera en la que al atardecer y proveniente de la puesta de sol un enorme estruendo, un trueno atroz, miles de voces juntas, gritos y estridencias sincopadas, todas las sinfonías imaginables se precipitaron sobre la ceremonia. Fue barriendo el silencio. Volaron, y fundidos en el aire, desaparecieron los símbolos del rito. Todo quedó limpio, luminoso, nuevo. Una apacible sinfonía coral predisponía a la esperanza. Se había roto definitivamente el silencio.

No hay comentarios:

Busca nuestras entradas