6 feb. 2010

Mito Relato 39.- Las alas perdidas


De niño soñó insistentemente con volar. Mejor sería decir que tenía sueños en los que volaba. Planeaba a una considerable altura extendiendo los brazos, pegando muy juntos los dedos gordos de los pies que eran el timón de cola. Allá abajo las personas no parecían reconocer el mérito o simplemente no se percataban del prodigio. Pero si eso ocurría con los de abajo, las aves que pasaban próximas a él no mostraban otra cosa que el recelo propio en animales, de natural desconfiados. No tenía que practicar. Cada noche irse a dormir para él significaba irse a volar. Pero no nos engañemos, necesitó una técnica.
Primero se acostumbró al sonido del viento, luego poco a poco, encontró natural atravesar las nubes y salir empapado, con el rostro lloroso por las microscópicas gotitas condensadas. Se percató que según la posición de la cabeza, giraba a un lado o a otro, arriba o abajo. Pensaba en perder altura y la perdía. Era una maravilla.
Ese fue el detalle fascinante de su infancia, nada excepcional por otra parte, pues es sabido que muchas personas recuerdan que de niños volaban. (C) M.Iglesias

1 comentario:

Malena dijo...

TE SALUDA MALENA!

ME HA ENCANTADO EL RELATO..., TRANSMITES TANTAS EMOCIONES Q POR
UN MOMENTO PENSÉ Q VOLABA!

HE CERRADO LOS OJOS, Y HE INTENTADO IMAGINAR LAS SENSACIONES Q EXPERIMENTARÍA
AL ABRIR MIS "ALAS"
Y SENTIRME CERCA DE LAS AVES,
SURCANDO EL CIELO...,
Y FUE ALGO "EXPEkTACULAR"!

SEGUIRÉ LAS "HUELLAS" DE TUS RELATOS, Y TE INVITO HUMILDEMENTE
A CONOCER LOS MÍOS...!

SALU2S!!

MALENA

Busca nuestras entradas