18 sept. 2015

EL CLAN.- REALISMO "NOIR" (y sucio) ARGENTINO



Argentina, años 80. En San Isidro vive una familia aparentemente normal. En realidad se trata de un clan siniestro que se dedica al secuestro y al asesinato.

El patriarca y líder de este clan es Arquimedes Puccio, un personaje que ocupo la crónica negra argentina a mediados de los años 80.  Su hijo mayor, Alejandro, jugador estrella del club de rugby Los Pumas, seleccionaba víctimas, dada su destacada vida social, y acataba la voluntad del padre sin objeción alguna. Los demás miembros de la familia son cómplices y se aprovechan de los beneficios que los secuestros y extorsiones producen. 

PABLO TRAPERO, el prometedor realizador argentino, que presentara hace 16 años Mundo grúa en este mismo Festival, ha visto cerrado su círculo exitoso en El Lido  veneciano con la consecución de dos galardones por su película EL CLAN.
Protagonizada por Guillermo Francella y Peter Lanzani narra la crónica negra de los acontecimientos ocurridos en los primeros años 80 en los que el llamado Clan Puccio, cuyo cerebro Arquimedes, tras cometer varios secuestros y asesinatos. Sus miembros y colaboradores fueron detenidos en agosto de 1985, produciendo una gran convulsión mediático-social. 
Se ha realizado también una serie para la televisión (Telefé) de once capítulos, con el título Historia de un Clan, mostrándose la narración de tan escabrosos asuntos desde diversos puntos de vista.
Trapero se ha encargado, por vez primera, de llevar cine la crónica policial y basa su guión en una exhaustiva labor de investigación. Una pretendida reflexión sociológica sobre un momento determinado de una sociedad que permitía impunidad a criminales dentro del Estado con sus cómplices activos y pasivos dentro de su aparato.
Su estreno en España está previsto para mediados de noviembre. 

2 comentarios:

Trecce dijo...

Buena pinta, tiene.

MANUEL IGLESIAS dijo...

Y una historia real impactante, que sobrecogió y aún preocupa a una buena parte de la sociedad argentina.

Busca nuestras entradas