25 oct. 2009

ÁGORA.- La luz del sol no deja ver las estrellas

Alejandro Amenábar intentando transformar a Rachel Weisz en Hypatia, hija de Teón.


El sábado vi Ágora, con cierto retraso, es cierto. Esperé unos días para llevar a mi anciana madre al cine. La había elegido para ella. No fue así. Se quedo en casa con su Cine de Barrio.



Me han pedido mi opinión de la última película de Alejandro Amanábar
http://www.agoralapelicula.com/



Podemos leer a Aristóteles:


"No es tarea propia del poeta decir lo que ha sucedido, sino qué cosas podrían suceder y son posibles según lo verosímil o lo necesario... En eso se diferencia del historiador, en que éste relata lo sucedido, y él, lo que podría suceder" Poética 1451 b 36




En su ensayo "Apología de la novela histórica" (Que recomiendo leer, nº 98 de Claves de razón práctica) Carlos García Gual dice:


"Podemos distinguir en cualquier novela historica una parte documentada, de noticias históricas o arqueológicas, y otra que es de elaboración, manipulación de datos y fabulación, plenamente debida a la fantasía del novelista.


Lo que configura como obra de arte a la novela es la armónica conjunción de ambas"




El guión, del propio Amenábar y Mateo Gil, tiene en sus márgenes anotados términos como: Fanatismo religioso, intolerancia.


Están los personajes: La adelantada y aquí hermosa astrónoma Hypatia, hija de Teón, Orestes, Davo, Sinesio, Cirilo...El entramado dramático, la ambientación, el espectáculo.


Precisaba una mayor profundidad de miras, de causas. ¿Algarabía, canteas, violencia de mercadillo para destilar el fanatismo? ¿No sospechamos un mayor calado en las causas?Los fundamentalistas cristianos, de negro-cucaracha, recordando a chiitas actuales.


En la película FARAÓN (1966) del polaco Kawalerowicz se muestra en una historia casi íntima la lucha encarnizada entre la clase sacerdotal y el poder faraónico.


Amenábar eligió "Tierra de faraones", que no es mala elección. Prefirió aumentar la fabulación y manipulación, pero a los personajes olvidó insuflarles el soplo divino del creador para hacerlos algo más que magníficos figurines de opera.


Película de cuidada puesta en escena.


Con escasos momentos de cine con mayúsculas.


Con unos personajes esbozados. Incluso a la astrónoma le falta sustancia, los otros son puros comparsas. Cirilo es de función fin de curso.


ÁGORA es un preciosista grabado, cuidado, sin alma. Los Otros, Mar adentro dibujos plenos de fuerza y contundencia. Es gratificante ver a un director español afrontando el reto de una superproducción. Al salir del cine me acorde de Saura y su Eldorado, caso semejante de lastre presupuestario ahogando una historia que hubiera precisado de menos aspavientos informáticos y más nervio narrativo.

Calificación (***) Digna

2 comentarios:

Carlos García Valverde dijo...

Ví "Ágora" el domingo pasado. Comparto contigo cierto desencanto por la "profundidad" de los personajes. Aún así, la película me gustó en líneas generales, y pasé un buen rato. Otra cosa: he incluido en mi "blog" un enlace al tuyo, para mayor difución, en la medida de mis escasísimas posibilidades de tus fenomenales relatos y tus excelentes dibujos.

lologuit dijo...

Gracias Carlos. Por el enlace y por tus opiniones. No he conseguido ponerme como seguidor tuyo. Soy muy torpe.

Busca nuestras entradas