14 dic. 2009

Mito Relato 35.- Hombre dulce


Ocho de la mañana en el Centro de Salud. Una cola de señoras me preceden. Entrego mi canequito con la orina a una chica sonriente. Pega códigos de barras en diversos tubitos con habilidad. Me entrega formateado un racimo de piezas de colores. Dos de las señoras precedentes, sentadas en sus cabinas, tienen dificultad para mostrar sus venas. Me miran sorprendidas cuando les ofrezco mi brazo izquierdo. Una de las sanitarias dice con cierta familiaridad -- miren señoras, el caballero les presta su vena -- Siguió una algarabía de risas y grititos femeninos. La primera recepcionista, mantuvo el tono distendido, como de coloquio diario -- Es un señor muyyy duuulce. Ese, precisamente, era el motivo de tanto análisis urgente. (C) M. Iglesias
Fotos Google

No hay comentarios:

Busca nuestras entradas