16 ene. 2011

UN DESEO LLAMADO TEATRO.-

Las viejas sombras en movimiento de trenes en la noche, de tranvías, inician en el espectador el conjuro mágico del TEATRO.
La obra de teatro se hizo cine y habitó en nuestro subconsciente como colección de míticas imágenes. Allí estaban (en mi caso) hasta que MARIO GAS me obliga a regresar a las febriles secuencias, a los personajes atormentados e inolvidables de TENNESSE WILLIAMS.
 ¿Podemos ir al Teatro a ver UN TRANVÍA LLAMADO DESEO sin recordar la referencia cinematográfica de Elia Kazan? YO,  NO.








La obra teatral (luego película) es un drama psicológico. Enfrentamiento entre Blanche y Stanley, que se despliega gradualmente a partir del interés de éste por la pérdida de la antigua finca rural. Desprecio instintivo que siente por la fragilidad y las formas delicadas. Su temperamento violento, acentuado por el alcohol, su presuntuoso machismo barriobajero, asociado a violencia de género (esposa, Blance, etc.), la necesidad psicológica de ser el jefe de los que le rodean, de mantener sometida a la mujer y de ser admirado por su fuerza física y su atractivo sexual. El análisis psicológico de Stan corresponde al de una persona atormentada por su participación en la Segunda Guerra Mundial y dificultades de adaptación y equilibrio.
Padece un síndrome de inseguridad que le impone conductas de dominación y sadismo. Blanche oculta una profunda frustración, varios fracasos sentimentales, un pasado promiscuo y un miedo enfermizo a la vejez, a la enfermedad y a la muerte.
La batalla entre los dos personajes permite el lucimiento interpretativo (en la película de Elia Kazan) de un joven Brando. Vivien Leigh borda el papel de víctima no inocente, en el límite de la cordura y de su autonomía personal. La tensión entre ambos es verbal, emocional, instintiva, física y siniestra.

MARIO GAS,  dirigió la versión de José Luis Miranda en el Teatro Calderón de Valladolid. Allá que me fui a verla, dados los atractivos que se acumulaban.
La dirección de MARIO GAS
Una VICKY PEÑA (BLANCHE), excelentísima actriz.
La reaparición teatral de una debilidad, ARIADNA GIL (STELLA)





Foto El autor del blog con Ariadna Gil (Stella)Teatro Calderón(Camerinos) de Valladolid .Sábado 15/01/2011
El Stanley (Urtain) ROBERTO ÁLAMO (Enfrentándolo, quieras o no con las imágenes de Brando)
Un ALEX CASANOVA para dejar a un lado al eterno Mich en blanco y negro (K.Malden)
Un amigo, JARO ONSURBE,  en el breve y angular papel del médico.
.....




Mi osadía no me lleva a hablar de teatro. Me limito a ofrecer unas impresiones del cinéfilo que desde el patio de butacas de un Teatro no puede sustraerse al precedente.
 Como cualquier espectador aprecié una bella y kazaniana puesta en escena, un trabajo artístico de primera magnitud que mucho tiene que ver con su director Mario Gas.
Un tranvía llamado deseo de Mario Gas y compañía pasó por Valladolid.
Entre las dos lineas de Williams : DESEO y CEMENTERIO, metáfora de nuestra propia vida, existe la magia del teatro y los magos que al hacerlo son capaces de fascinar a un espectador que no pudo evitar recordar las imágenes de Brando en blanco y negro.
"Siempre he dependido de la amabilidad de los extraños",

1 comentario:

Trecce dijo...

Todo un lujo, Manuel, Mario Gas es historia viva del teatro español.
Y Ariadna, ay Ariadna. Qué decir, una mujer que enamora, una belleza sin estridencias, guapísima y una maravillosa actriz.

Busca nuestras entradas