27 jun. 2014

CINE DE VERANO.- La playa, un plató complicado



                                    



Entre todos los escenarios naturales del verano,"la playa" representa, sobre todo para los mesetarios de tierra adentro, el lugar soñado, el destino vacacional maravilloso que nos hagan olvidar, por unos días, los escenarios rutinarios y grises de nuestra vida cotidiana.

Ese sueño de la playa, como mítico destino ha sido visitado e interpretado por el cine en infinidad de ocasiones. Cada uno de nosotros tendremos en el recuerdo nuestra película con playa, favorita e inolvidable. 

La playa adquiere protagonismo como escenario. Es el plató que ofreció siempre dificultades en los rodajes. Los directores de fotografía preocupados por la rotundidad de la luz, el racord de las sombras cambiantes, la propia arena húmeda dejando las huellas no deseadas de ensayos y enseres. Los directores, intentando que el propio escenario no empequeñezca los personajes. Conseguir transmitir lo que representa el escenario...

Cada uno de los amigos de Venusyjanóbriga tendrá su particular lista de películas con playa.

Hemos elegido al azar algunas con la playa como un rotundo y expresivo escenario.

Démonos un paseo por la playa


La de Danny Boyle. Con un personaje, encarnado por Leonardo DiCaprio que busca el paraíso. Que lo encuentra pero descubre que ese paraíso, lleva adherido una parte de infierno inevitable.




Metáfora de los miedos humanos. Los viejos monstruos devoradores de las pesadillas de la infancia. El lobo, el coco; Un enorme TIBURÓN. Una apacible playa de una localidad turística. La economía del lugar supeditada a la seguridad. ¡Qué viene el lobo (tiburón)! La autoridad manipulando-ocultando la información, resultado: La catástrofe, el héroe. La lucha contra el monstruo. 


Charlie Chaplin, mediante el personaje inmortal de Charlot compendió todo un profundo estudio sobre la naturaleza humana. En todas y cada una de sus películas, cortas o largas, mostraba en clave cómica o dramática todas las emociones. La playa no fue olvidada por el genio,  entre los escenarios posibles, en este caso como fondo de una vieja postal, en blanco y negro.



Forma parte del lote de películas que personalmente me reconcilian con el mundo en momentos difíciles. Jacques Tatí y su entrañable señor Hulot ocupa un lugar importante en la memoria colectiva de ciertas generaciones de espectadores. La playa, las vacaciones en un mundo "dominado" por la inocencia aún no perdida. La música y la luz de esa playa  parecen formar parte de un breve y agradable sueño de una siesta de verano.




A la playa le toca ser escenario ahora de amores adolescentes de un verano. Pauline es esa jovencita que compendia todas las adolescencias del mundo. Eric Rohmer y su sensibilidad nos dejaron constancia de esos días de amor e inquietud, desengaño y ensueño que el verano regala, aún sabiendo que todo se perderá con el primer aguacero de finales de agosto.



Una de las secuencias más hermosas con playa. Visconti recrea y describe , con una belleza y sensibilidad inusitada, como pudo ser el Lido de Venecia. Esa barrera que separa el mar abierto de la laguna. 
Ese lugar acotado para el veraneo de las clases poderosas. La novela de  Thomas Mann se hace cine y la playa parece un escenario teatral poblado de seres de otro tiempo.
"Se levantaba a una hora temprana, como lo hacía cuando se veía azuzado por un trabajo apremiante, y llegaba a la playa uno de los primeros, cuando el sol no quemaba aún y el mar, de una blancura deslumbrante, permanecía entregado a los sueños de la mañana. Saludaba respetuosamente al guardia de la verja y al anciano de barba blanca que le arreglaba su sitio, que extendía la lona y sacaba a la plataforma los muebles de la caseta."



Sobre la playa pueden depositarse retornados por el mar los detritos y deshechos más increíbles que podamos imaginar. En ésta ocasión, Charlton Heston descubre los convincentes restos de nuestra civilización y las  pruebas rotundas de que ha regresado a casa . Esa hermosa playa deparó uno de los finales impactantes del género de la ciencia ficción.


Este travelling retrata toda una época. Las playas españolas se llenaban de turistas. Nacía un subgénero; el "landismo". Todo un grotesco arquetipo: el macho ibérico. En tono de comedia, a veces esperpéntica, se aludía a las represiones sexuales  de una sociedad que se iría soltando  las ataduras poco a poco y haría del cine partícipe en aquella apertura. En ese cine español, imprescindibles las playas mediterráneas y...D. Alfredo Landa. 


No podemos olvidarnos de Hermie(Gary Grimes), el adolescente de Verano del 42. De las correrías por las playas de la isla Nautucket con sus amigos. Su primer enamoramiento de Dorothy (Jennifer O´Neill).

Esta historia de amor, con la playa susurrante y luminoso testigo(fotografía de Robert Surtees), pudiera ser la historia de amor adolescente soñada por cualquiera. La nostalgia y la sensación de pérdida irreparable de algo. Ese algo que no debe ser otra  cosa que el paraíso, que como el inicial DiCaprio, buscaremos infructuosamente el resto de nuestra vida, en un reflejo, una puesta de sol, un aroma, una piel... En una idealizada, recóndita y bellísima PLAYA 


No hay comentarios:

Busca nuestras entradas