9 feb. 2009

Benja ¡cada día más joven!



El curioso caso de Benjamín Button.
Hace diez años David Fincher cogió la novela de Chuck Palahniuk El club de la lucha . Hizo una floja película, superficial y petulante.
Procedente del cine publicitario, (como casi todos los cinéfilos saben), del videoclip, viejo superochista de joven, meritorio en El retorno del Jedi o Indiana J. y el Templo Maldito. Director de Seven, The Game...
¿Y qué?.
Pues ahora ha cogido una novela corta, mejor un cuento, de Scott Fitzgerald,(foto) y lo ha hecho película, en estos tiempos en los que todo, absolutamente todo, se puede hacer película. Las técnicas digital y tal lo permiten. Envejecer, rejuvenecer, escenarios, decorados, luces. Pero me falta la magia, el cine-cine, en manos de unos pocos. No pongo en duda la original historia, ni si es adecuado el metraje.
Es un film irregular. Tal vez por ser un guión irregular y manifiestamente mejorable. Junto a momentos de autentica magia: La historia debería haber seguido al relojero ciego y su reloj andando para atrás como camino narrativo. Los bellos encuentros con la dama nadadora en ese hotel lleno de misterio. El felliniano trasatlántico visto desde ese remolcador de dibujos animados. El humor de los primeros momentos del filme. Las emociones de una vida vivida marcha atrás. Contiene otros fallidos y chirriantes: El hilo narrativo de la hija leyendo un milagroso diario con la protagonista en sus últimos estertores lastra el filme, le dan una arritmia que no es que repercuta en el espectador.Si lo hace en la propia arquitectura del relato fantástico.
Por tanto: Bella historia. Película para hacernos pensar en nuestra condición. Para demostrar, una vez más que el amor atraviesa la vida de atrás para adelante y viceversa. Que deberíamos gozar las herencias y las jubilaciones con veintitrés años. Y que siempre, siempre la figura de la madre-esposa-madre nos hace a los hombres dependientes ante las mujeres.
De estas nuevas producciones me desagrada, al ver escenarios y paisajes, su semejanza con los que aparecen en los videojuegos. Debe resultar difícilísimo filmar el mar, un remolcador, una estación central. De la expresividad a Brad Pitt ya ni hablamos. Puede que me perjudicara ver la peli tan cerca de la pantalla.
Este blog mantiene una entrada de Octubre Vejez ineludible. Un complemento...






Calificacion (**) Digna con reparos

No hay comentarios:

Busca nuestras entradas