16 may. 2010

Mito Relato 17-Los abedules.Reediciones janobriguenses


Los tres pinos chiquitos. Un sauce juvenil, larguirucho. El abeto, mitad amarillo. Un infantil tilo. Conforman el censo de observadores silenciosos.
Los abedules aristócratas, sacan escalas a la brisa; con el índice sobre los labios recomiendan al resto concentración, con esa altanería de protagonistas. Destacan por la corteza señorial, de un blanco de nevada, moteado por gruñidos de su propia alcurnia. Esas dos níveas cortezas se han ido ensanchando, haciéndose con el mando en esta placita vegetal que prepara, laboriosa y silente, el mes de mayo. (C) M.Iglesias

2 comentarios:

manuespada dijo...

Me encantan los abedules aristócratas...

MANUEL IGLESIAS dijo...

He estado tentado a rastrear la presencia literaria de los abedules. Titulos, escenarios del recuerdo(infancia,juventud). Bosques de abedules en los encuentros amorosos, en las batallas... Lo deje por ser tarea abrumadora. En esa foto que ilustra la entrada ofrezco "mis" dos aristócratas abedules que reinan en mi jardín y cubren mis siestas (en buen tiempo, claro)

Busca nuestras entradas