27 may. 2010

THE SHINING.- 30 AÑOS

Decía Francisco Moreno al final de  su crítica de El resplandor (Cine para leer 1980, ediciones Mensajero)  " su aportación al género queda para la historia. Algunos "travelings" como los del niño pedaleando en su triciclo por los pasillos del hotel valen por si solos por el terror, el vértigo y la angustia que puedan  provocar varios cientos de películas. POR LO DEMÁS, EL FUTURO TIENE LA PALABRA".
En ese futuro estamos.
 Si revisamos la película del desaparecido Stanley Kubrick, estrenada en los cines madrileños Paz, Gayarre y Torre de Madrid  el 19 de Diciembre de 1980, treinta añitos por tanto, no podemos evitar otorgarle un valor añadido con la "crianza". Como los buenos vinos The  shining, adaptación de una novela de Stephen King, no ha perdido un ápice de su fuerza visual, de su aportación a un género ¿menor?
Su perfección técnica, su estilismo, iluminación, decorados, fotografía, movimientos de cámara, siguen siendo antológicos.
No podemos dejar a un lado la estructura narrativa que aportó al mencionado género de terror nuevos aires a las desgastadas formulas.
Tanto en la novela como en la película está presente un protagonista: EL MAL.
En el Overlook hotel, se han  registrado malos sucesos, esos hechos dejan una especie de huellas, de sombras que permanecen y que pueden ser percibidas por los sentidos de determinadas personas, de las personas que " resplandecen ". Le dice el cocinero negro a Danny, el niño dotado como él de la extraordinaria percepción.
No pretendemos en Venusyjanobriga hacer un "recauchutado" critico. Personalmente me sigue pareciendo una gran película de género. Con un Nicholson (Jack Torrance) necesariamente excedido. Una Shelley Duvall (Wendy Torrance) maravillosamente angustiada y un director por el que continuo fascinado. Han pasado treinta años. Como conté el otro día en el programa La Ventana de la Cadena SER, mereció la pena coger el R-5, ir a Madrid la tarde  del estreno desde Zamora. Conseguir tres entradas no fue fácil (me acompañaban dos "RESPLANDECIENTES: Braulio Llamero y una jovencísima Transy Aguirre). Ver la película, regresar de madrugada,  preparar la crítica y ofrecérsela a mis oyentes en Radio Zamora. TREINTA  AÑOS.

3 comentarios:

Trecce dijo...

Si en alguna peli queda de perlas el histrionismo de Nicholson, es en esta. Estoy de acuerdo, la peli sigue siendo maravillosa y sigue dando miedo.

ethan dijo...

Copiada hasta la saciedad, es decir un referente, por tanto: una obra maestra.

manuespada dijo...

Lo único malo conm ganas de esta peli es el doblaje que se hizo en castellano, creo que a la chica la doblaba Verónica Forqué. Gran película, todo un referente del cine de terror psicológico, qué miedo da esta película.

Busca nuestras entradas