9 mar. 2010

Mito Relato 45.- Instante de terror

A la puerta de su casa ella se subió a la moto, pertrechada como él con toda la parafernalia que usan los motoristas para un largo viaje. Fueron sucediéndose paisajes, olores, sonidos de vida al aminorar la velocidad cruzando los pueblos, y la acompasada respiración dentro del casco.
Pasados ciento cincuenta kilómetros tuvo que parar para echar gasolina. Se dio cuenta en ese instante; ella no estaba. (C) M. Iglesias


4 comentarios:

Trecce dijo...

Bueno, no sé si reírme o ponerme a buscar a la pobrecilla.

Malena dijo...

Siempre me encantan tus relatos...!
Y ese final, ¡Soberbio!

Abrazos!

Male.

Melody Paz dijo...

Muy buen relato Manuel!! te espero por mi sitio virtual. Besos

MANUEL IGLESIAS dijo...

Me interesó contar, de forma original, el sobresalto terrorífico que sufrimos cuando nos damos cuenta que hemos perdido a alguien en el camino (la vida). Cuando desapareció "del asiento de atrás" y somos conscientes que viajamos en la más absoluta soledad.

Busca nuestras entradas