14 jun. 2012

Reediciones janobriguenses : MITO RELATO 91.- LA SOMBRA DEL RECORTADOR

La Ciudadela: Lápiz sobre papel. (C) M. Iglesias  

Puede verse la imagen de la Ciudadela. Desde niño sé que es la residencia del Autarca. Jamás lo he visto y dado lo acontecido, jamás lo veré. Es la ley. Se lo que me pasará al desobedecer la regla. Seré ejecutado.  Pertenezco al gremio de los RECORTADORES. Debemos obedecer las reglas. Cuando el Autarca manda RECORTAR debemos cumplir nuestro juramento. Recortamos el mijo y el sebo en la oscuridad de la niebla. Paleamón, el anciano maestro, nos trajo la orden: el PRECIADO LÍQUIDO de la vida debe ser RECORTADO. Morirán las madres gestantes, los niños, los ancianos. Todo aquel que no cuente con una ración justa. Odié la Autarquía y la maldije. 
De un mandoble, hice silbar Terminus Est, mi antigua espada,  las amarras de contención saltaron con estrépito y por el canal corrió libre el PRECIADO LÍQUIDO. Escuché los gritos de histérica alegría de la gente, sus vítores se fueron apagando en mis sienes mientras emprendía el camino a las vastas tierras de Thrax, a la Ciudad de los Cuartos sin Ventanas. Allí esperaré un tiempo a que todo se calme y emprenderé el largo viaje al norte. Intentaré llegar a las puertas de la Ciudad Imperecedera donde alguien me ha contado que se sueña despierto.  © I. Iglesias. Homenaje a GENE WOLFE



2 comentarios:

Trecce dijo...

Es la vieja historia, Manuel, cuando el señor no tenía para lujos, a sacar las entrañas al vasallo. Así fue toda la vida y, al parecer, nuestros preparados e inteligentes gobernantes, todo lo que saben hacer es exactamente lo mismo.

MANUEL IGLESIAS dijo...

Trecce: Cuando quiero decir algo sobre el poder miro a la "Ciudadela". He repetido en varios Mito Relatos ese lugar y su morador, el PODER, que nadie ha visto, que no tiene cara, por mucho que nos empeñemos en ponerle nombre ; ZP,Mariano... He vuelto estos días sobre El Libro del Sol Nuevo de Gene Wolfe y se me ocurrió esta modesta y pequeña variación sobre la rebeldía, tan necesaria, casi imprescindible. Un abrazo y como es Navidad y sin tópicos, felicidad para Trecce y su mundo blogero.

Busca nuestras entradas