30 abr. 2014

CUATRO GIGANTES (4) Música y Cine.-BERNARD HERRMANN (parte 2ª)

                                               

                 MAX STEINER, ERICH WOLFGANG KORNGOLD,MIKLOS ROZSA

               ....             BERNARD HERRMANN  

"Tienes que tener un tipo especial de mentalidad. Me gusta el drama. Dije en una charla en el Instituto Británico en cierta ocasión; ¿Recuerdan los mapas antiguos, aquellos anteriores a la Primera Gran Guerra, en los que aparecían grandes manchas blancas de vez en cuando? Blanco inexplorado. Eso es la música para el cine. Territorios inexplorados."                                 BERNARD HERRMANN 


La parte 1ª la dejábamos sonando en nuestros oídos la música compuesta para una historia de amor en un marco opresivo e inquietante, con personajes unidos más allá de la muerte. Fue uno de sus trabajos preferidos; The Ghost and Mrs Muir, dirigida por Joseph Leo Mankiewicz en 1947. 
La comedia queda excluida de los géneros por el maestro. Nos puede venir bien continuar el recorrido por su trayectoria esplendorosa siguiendo la estela de los géneros que sí abordó de forma magistral.
Bernard Herrmann. Foto de John Engstead

La instrumentación utilizada para "Ultimátum a la Tierra" (The Day the Earth stood still) es precursora de la moderna electrónica y sus temas sugieren la presencia de los visitantes extragalácticos. La melodía reaparece, con momentos bellísimos, en "Las nieves del Kilimanjaro" (The Snows of Kilimanjaro). Para la Fox contribuyó al éxito del Cinesmascope: Las aventuras-espectáculo, con exotismo hindú  "El Capitan King" (King of the Khyber Rifles) con el folclorismo mejicano de "El jardín del Diablo" (The Garden of Evil). Otras obras maestras fueron sin duda las músicas compuestas para "Duelo en el fondo del mar" (Beneath the 12-Mile Reef) que junto con la partitura para La hechicera blanca (White Witch Doctor) muestran apoteosis orquestales para describir profundidades marinas, animales exóticos, caso de la lucha del pulpo en la primera o las percusiones para la tarántula, para las aventuras africanas.             






Herrmann trabajó con la misma intensidad y dedicación su música de concierto que la destinada para el cine. La calidad, logros orquestales e ideas, lucían destacadas sobre las de otros insignes compositores del momento.
Los mediados años 50 aparecen en su catálogo obras sobre la colonización americana El hombre de Kentucky (The Kentuckian). Un drama histórico en el viejo Egipto, Sinuhé, el Egipcio (The Egyptian) compartido trabajo con Alfred Newman, siendo el resultado un tanto extraño.
De nuevo el melodrama; El hombre del traje gris  (The man in the gray flannel suit) Un sombrero lleno de lluvia (A hatful of rain). Suave es la noche (la adaptación de la novela de Fitzgerald, Tender is the night), destacando este score, The naked and the dead (Los desnudos y los muertos), única contribución, que sepamos, al cine bélico, lleno de brumoso y tétrico encanto.


Dejamos esta segunda entrega sobre Bernard Herrmann  haciendo sonar el precioso vals de Las nieves del Kilimanjaro. Todo está preparado para que, sobrepasada la década de los años 50, dos genios se encuentren y en perfecta simbiosis fueran capaces de crear una obra que hoy resulta inseparable. Aparece en escena Alfred Hitchcock. Esta es otra historia. La abordaremos en la próxima entrega de CUATRO GIGANTES -Música y cine.

4 comentarios:

ethan dijo...

No recordaba que la música de "Los desnudos y los muertos" era de Hermannn, una película magnífica, un canto amargo de Walsh, del que se pudo ver un anticipo en el final de "Objetivo: Birmania".
Saludos, a la espera de la tercera entrega.

Trecce dijo...

Y acabas con un buen regalo para los oidos, todo un clásico.

MANUEL IGLESIAS dijo...

ethan: No sabes lo bien que se lo pasa uno haciendo estas cosas. Y con que facilidad se encuentra la música. El encuentro con Hitch merece un apartado especial.

MANUEL IGLESIAS dijo...

Trecce; Herrmann tiene verdaderas maravillas. El vals del Kilimanjaro, es tan triste, tan... sugerente.

Busca nuestras entradas