8 oct. 2011

MITO RELATO 87.- Venusyjanóbriga en Manhattan

Andy en su propio jugo. © Foto M. Iglesias



Nueva York, mito, ciudad lejana. Apoteosis de la desmedida. Gran cosmópolis rubendariana : "Casas de cincuenta pisos, servidumbre de color, millones de circuncisos, máquinas, diarios, avisos, y dolor, dolor, dolor... Y tras la Quinta Avenida, la miseria está vestida con dolor, dolor, dolor".
Como ya dijo Camba: Nueva York no es una ciudad, es un sistema, una teoría. Con sabor a pretzel y la ortodoxia en forma de un biber hit. 
Sueño en mi juventud. Destino cumplido, ¡ al fin ! para testimoniar que por sus avenidas no revolotean las tentadoras faldas.  Se consumen los rescoldos de toda vanidad. Parque temático desencantado. Contrapicados cervicales que confirman la decadencia, horizontal y vertical de un  imperio consumido. La Ciudad que nunca duerme, por tanto, soñará despierta. Ciudad que debe tatuarse lágrimas por miles de sueños maltratados.
Un ángel de plástico recibe el primer atisbo de que la decadencia viene con sabor a sopa Campbell.
Estado policial, esquizofrénico con Courtesy, Professionalism, Respect.

"Una Ciudad con dos ríos

chinos, negros y judíos
con idénticos anhelos
y millones de habitantes
pequeños como guisantes
vistos desde un rascacielos..."
Jardiel Poncela  humaniza la perspectiva y me vuelve a dejar ante la ingenuidad del mito, aquel que revoloteó en mi cabeza tantos años. 
© M. Iglesias

No hay comentarios:

Busca nuestras entradas